QUIÉN TIENE LA CULPA

300957_8312“Yo sé que tú eres una persona honesta, pero trabajas en una profesión poco ética.” me dijo el otro día un buen amigo. Hablábamos de seguros y de la responsabilidad que tenían los intermediarios, y las vinculaciones con su profesión, ya que trabaja en un laboratorio farmacéutico. Mi amigo estaba enfadado y era escéptico de los profesionales de los seguros y de que hiciéramos las cosas bien, hasta tal punto que fui incapaz de entender al completo con quién de nosotros se enfadaba.

Esta pequeña charla con mi amigo me dio pie para escribir un pequeño y ligero texto sobre la ética en nuestro sector, la imagen que las aseguradoras proyectan al ciudadano de a pie, y sobre la escasa importancia que nosotros mismos, los corredores, le damos a acercar nuestra profesión a las personas ajenas a ella. También me hizo reflexionar sobre si los intermediarios del sector podemos hacer las cosas un poco mejor.

Hablábamos del caso de Bayer en 2001, entonces se retiró uno de sus principales fármacos contra el colesterol, Lipobay. Con motivo de esta retirada y doce años después, recientemente leíamos en las noticias http://cincodias.com/cincodias/2001/08/09/empresas/997364397_850215.html  la preocupación de la farmacéutica en la caída de sus ventas tras la retirada del que era uno de sus principales medicamentos, pero…, ¿quien se acuerda de los casi 40 muertos a consecuencia de este fármaco?  En ese preciso instante me tocó defender la figura de la aseguradora y eliminar esa imagen que el ciudadano tiene sobre ellas y sobre la letra pequeña de las pólizas. Estas empresas suelen estar amparadas por buenos programas de seguros desarrollados por especialistas de la mediación, dije yo. Estaba totalmente convencida de lo que decía hasta que un buen día, en el transcurso de mi trabajo dada nuestra especialización en el sector farmacéutico, cayó entre mis manos un gran y conocido laboratorio, que ahí estaba, desangelado, vulnerable, frágil ante cualquier desastre que la pudiese llevar a la ruina más absoluta. La policita que tenía contratada apenas le cubría los cristales de las ventanas de su laboratorio. Si, por muy increíble que pareciese, se encontraba al descubierto de cualquier siniestro y lo que es peor, como consecuencia colaboraría  a ensuciar más la imagen que muchos ciudadanos tienen del sector  asegurador.

Ante esto, todo mi argumento en defensa de este sector en general, y de los mediadores en particular, se desmoronó. ¿Cómo es posible que un corredor de seguros, que se supone profesional, haya asesorado a esta gran empresa a tener semejante programa de seguros? ¿Y cómo es posible que el cliente, una gran empresa con sus departamentos especializados y gabinetes jurídicos, se preocupe tan poco de su protección? Y me pregunto…, ¿Quién tiene la culpa? Quizá la apatía, el mal asesoramiento, desconocimiento a veces, ambición desmedida por parte del mediador (vender más barato, aunque sea a costa de eliminar coberturas críticas para sus clientes, pero vender al fin y al cabo), tacañería y desgana por parte del cliente, y un sinfín de casuísticas varias. ¿No os parece que ciertos corredores juegan con fuego al asegurar a algunos clientes año tras año mientras cruzan los dedos para que ciertas “desgracias” no lleguen?

Os invito con este post y sin ánimo de buscar un culpable, a reflexionar sobre si hacemos del todo bien nuestro trabajo de asesoramiento y contratación de seguros. ¿Buscamos lo mejor para nuestro cliente? O simplemente queremos hacer una póliza cuanto más grande mejor, y lo antes posible, sin preocuparnos en exceso de la calidad de ese asesoramiento. Tenemos los medios y herramientas a nuestro alcance para hacerlo. Mejorar, formarnos continuamente y reciclarnos es nuestra obligación como profesionales que somos.

Volviendo a mi amigo evidentemente nadie tiene la culpa de algunas desgracias, pero acercar el mundo de los seguros a la calle, a las personas, y mejorar nuestra imagen, serán también tareas para el futuro.

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>